domingo, 29 de octubre de 2017

El Cementerio del Grao

El Cementerio del Grao

Para poder datar de una forma aproximada la construcción del Cementerio de El Grao nos tenemos que remitir al origen de del núcleo de El Grao, que propició el asentamiento de casas y barracas de marineros, un asentamiento al que, ya en 1249, se dotó de de una cerca y muralla. Esto provoco que en sus aledaños y en el interior del propio templo se reunieran los enterramientos del vecindario hasta que, en cumplimiento de las nuevas disposiciones emanadas de la Real Cédula de 1804, hubo que construir un cementerio propio.


Cartografía Histórica. 1899


Plano de Valencia de 1811. Trazado del nuevo Camino del Grao

http://callesyplazasdevalencia.blogspot.com.es/2013/04/

El reconocimiento de Villanueva de El Grao como municipio propio entre los años 1826 y 1897, y la lejanía del Cementerio General, contribuyeron a la existencia de este cementerio. Hacia la época en que se construyó el actual cementerio, entorno a 1900, el Municipio de El Grao contaba con 5.600 habitantes; en 1909 se trasladaron a este cementerio los restos que aún quedaban en el antiguo.


Plano de Villanueva del Grao de 1856

http://callesyplazasdevalencia.blogspot.com.es/2013/04/


1925

Al acceder al cementerio ( habilitado en la tardía fecha de 1906) por la primitiva portada, tras dejar a la izquierda el antiguo cementerio civil, construido en 1915, y al lado derecho de una capilla en la que se venera la imagen del Cristo de El Grao, se tropieza con una sencilla losa tubular delimitada por una verja de hierro forjado en la que la relación de los 32 nombres inscritos en ella con indicación de sus lugares de procedencia viene precedida por la siguiente inscripción: "A los mártires de la Patria que fallecieron en 1898 y 1899". El Casino Artesano dedica este recuerdo. Un memorial sin duda a las víctimas de la guerra de Cuba avecindados en el barrio del El Grao.


Todocolección

Situado el cementerio El Grao en la confluencia de las calles Fray Luís Galiana, Irisa y Poeta San Martín y Aguirre, junto al cauce del río, las instalaciones portuarias y la expansión del propio caserío urbano colapsaron hace años la ampliación de este cementerio, que hubo de limitar los enterramientos a las concesiones ya existentes, obtando el Ayuntamiento de Valencia por su conservación integral. El recinto resulta muy evocador y está bien cuidado. No obstante, su emplazamiento en una zona precariamente urbanizada aún, y el hecho de que para acceder a el se deban cruzar las vías del ferrocarril de Valencia al Grao, entre edificios fabriles abandonados, le confiere un aspecto, de tapias afuera, un tanto desolado y fantasmagórico.




Al Cementerio El Grao se accede actualmente por la fachada que da a la calle Poeta Sanmartín y Aguirre, fachada realizada en mampostería y ladrillo. La entrada original era por la fachada perpendicular a la actual. Esta portada es de reducidas dimensiones y su tipología recuerda a la de las pequeñas ermitas Tras pasar esta puerta de entrada, accedemos a un patio alargado, el cual realiza la función de distribuidor y vestíbulo de este cementerio. En este patio se encuentra el despacho del capellán, el depósito y el cuarto de sepultureros, unos metros más adelantada se sitúa la puerta de entrada al espacio destinado a albergar a los difuntos; mientras que al fondo, en el lado opuesto a la entrada se encuentra el edificio de la capilla, la puerta situada al norte contiene dos ejemplos de arquitectura funeraria tradicional. El recinto interno del cementerio se organiza mediante cuatro cuartos. 




Todocolección

El paseo longitudinal, de mayor anchura, cuenta con franjas ajardinadas a ambos lados. El recinto destinado propiamente a la función de cementerio, es un espacio apaisado que se organiza a partir de una plazoleta central de la que parten cuatro caminos que marcan los ejes longitudinal y transversal, el paseo longitudinal, de mayor anchura, cuenta con franjas ajardinadas a ambos lados. El perímetro de este espacio está rodeado por estructuras de ladrillo igual a la que se encuentran en el Cementerio del Cabañal, con las molduras y decoraciones realizadas también en ladrillo, conseguido al ir jugando con la posición en que se coloca este material tan funcional y práctico, como rico en recursos. A lo largo de estos ejes marcados por los senderos que salen del espacio central, se sitúan los mausoleos y tumbas más importantes, ocupando así el espacio que se encuentra delimitado por los muros perimetrales.


Aspecto del cementerio tras la riada de 1957

Número extraordinario de Las Provincias. Noviembre de 1957

Subida por Ramón Sánchez Castelló a VAHG

Como en los demás cementerios periféricos –con la excepción de Massarrojos- a la planta rectangular del recinto originario hubo que adosarle una parcela de terreno por la parte posterior, recayente a levante, o sección del ensanche, de planta trapezoidal Las estructuras que albergan a los nichos están realizadas exclusivamente de ladrillo. Las cubiertas que cubren con tejas. Se usa la piedra y el mármol para mausoleos, tumbas y elementos escultóricos. El vendaval que afectó al Grao en el año 1989 los arrasó, por lo que se iniciaron nuevas reformas y mejoras.

Ajuntament de València

No hay comentarios:

Publicar un comentario