domingo, 29 de octubre de 2017

El Cementerio del Grao

El Cementerio del Grao

Para poder datar de una forma aproximada la construcción del Cementerio de El Grao nos tenemos que remitir al origen de del núcleo de El Grao, que propició el asentamiento de casas y barracas de marineros, un asentamiento al que, ya en 1249, se dotó de de una cerca y muralla. Esto provoco que en sus aledaños y en el interior del propio templo se reunieran los enterramientos del vecindario hasta que, en cumplimiento de las nuevas disposiciones emanadas de la Real Cédula de 1804, hubo que construir un cementerio propio.


Cartografía Histórica. 1899


Plano de Valencia de 1811. Trazado del nuevo Camino del Grao

http://callesyplazasdevalencia.blogspot.com.es/2013/04/

El reconocimiento de Villanueva de El Grao como municipio propio entre los años 1826 y 1897, y la lejanía del Cementerio General, contribuyeron a la existencia de este cementerio. Hacia la época en que se construyó el actual cementerio, entorno a 1900, el Municipio de El Grao contaba con 5.600 habitantes; en 1909 se trasladaron a este cementerio los restos que aún quedaban en el antiguo.


Plano de Villanueva del Grao de 1856

http://callesyplazasdevalencia.blogspot.com.es/2013/04/


1925

Al acceder al cementerio ( habilitado en la tardía fecha de 1906) por la primitiva portada, tras dejar a la izquierda el antiguo cementerio civil, construido en 1915, y al lado derecho de una capilla en la que se venera la imagen del Cristo de El Grao, se tropieza con una sencilla losa tubular delimitada por una verja de hierro forjado en la que la relación de los 32 nombres inscritos en ella con indicación de sus lugares de procedencia viene precedida por la siguiente inscripción: "A los mártires de la Patria que fallecieron en 1898 y 1899". El Casino Artesano dedica este recuerdo. Un memorial sin duda a las víctimas de la guerra de Cuba avecindados en el barrio del El Grao.


Todocolección

Situado el cementerio El Grao en la confluencia de las calles Fray Luís Galiana, Irisa y Poeta San Martín y Aguirre, junto al cauce del río, las instalaciones portuarias y la expansión del propio caserío urbano colapsaron hace años la ampliación de este cementerio, que hubo de limitar los enterramientos a las concesiones ya existentes, obtando el Ayuntamiento de Valencia por su conservación integral. El recinto resulta muy evocador y está bien cuidado. No obstante, su emplazamiento en una zona precariamente urbanizada aún, y el hecho de que para acceder a el se deban cruzar las vías del ferrocarril de Valencia al Grao, entre edificios fabriles abandonados, le confiere un aspecto, de tapias afuera, un tanto desolado y fantasmagórico.




Al Cementerio El Grao se accede actualmente por la fachada que da a la calle Poeta Sanmartín y Aguirre, fachada realizada en mampostería y ladrillo. La entrada original era por la fachada perpendicular a la actual. Esta portada es de reducidas dimensiones y su tipología recuerda a la de las pequeñas ermitas Tras pasar esta puerta de entrada, accedemos a un patio alargado, el cual realiza la función de distribuidor y vestíbulo de este cementerio. En este patio se encuentra el despacho del capellán, el depósito y el cuarto de sepultureros, unos metros más adelantada se sitúa la puerta de entrada al espacio destinado a albergar a los difuntos; mientras que al fondo, en el lado opuesto a la entrada se encuentra el edificio de la capilla, la puerta situada al norte contiene dos ejemplos de arquitectura funeraria tradicional. El recinto interno del cementerio se organiza mediante cuatro cuartos. 




Todocolección

El paseo longitudinal, de mayor anchura, cuenta con franjas ajardinadas a ambos lados. El recinto destinado propiamente a la función de cementerio, es un espacio apaisado que se organiza a partir de una plazoleta central de la que parten cuatro caminos que marcan los ejes longitudinal y transversal, el paseo longitudinal, de mayor anchura, cuenta con franjas ajardinadas a ambos lados. El perímetro de este espacio está rodeado por estructuras de ladrillo igual a la que se encuentran en el Cementerio del Cabañal, con las molduras y decoraciones realizadas también en ladrillo, conseguido al ir jugando con la posición en que se coloca este material tan funcional y práctico, como rico en recursos. A lo largo de estos ejes marcados por los senderos que salen del espacio central, se sitúan los mausoleos y tumbas más importantes, ocupando así el espacio que se encuentra delimitado por los muros perimetrales.


Aspecto del cementerio tras la riada de 1957

Número extraordinario de Las Provincias. Noviembre de 1957

Subida por Ramón Sánchez Castelló a VAHG

Como en los demás cementerios periféricos –con la excepción de Massarrojos- a la planta rectangular del recinto originario hubo que adosarle una parcela de terreno por la parte posterior, recayente a levante, o sección del ensanche, de planta trapezoidal Las estructuras que albergan a los nichos están realizadas exclusivamente de ladrillo. Las cubiertas que cubren con tejas. Se usa la piedra y el mármol para mausoleos, tumbas y elementos escultóricos. El vendaval que afectó al Grao en el año 1989 los arrasó, por lo que se iniciaron nuevas reformas y mejoras.

Ajuntament de València

domingo, 22 de octubre de 2017

El Cementerio del Cabanyal

El Cementerio del Cabanyal

Sus orígenes

«Hasta 1867, los entierros se realizaban en las inmediaciones de la Parroquia del Rosario, pero el gobierno de la nación ha dispuesto que deje de enterrarse en las iglesias, y que se construyeran cementerios en las afueras de las ciudades.


http://ateneomusicaldelpuerto.net/

Para hacer el traslado, la corporación municipal busca un emplazamiento alejado tanto del núcleo poblacional como de la misma capital. El lugar elegido es el actual del Camino del Cabanyal, que pertenecía a Valencia.

En 1866 tenía únicamente 5400 metros cuadrados, aunque con el tiempo se ha ido ampliando. El dueño de los terrenos era un tartanero de Valencia llamado Carmelo Nicolau Cubells. El Ayuntamiento de Valencia lo compra por 20000 reales.

Las obras empieza a hacerlas el aparejador Antonio Duet Greses, pero no parecen que sean de mucha calidad y muy bien pensadas.

Aunque las obras no estaban acabadas, en 1868 el Rvdo. Juan Bautista Aliaga, Vicario de los Ángeles, pudo bendecir el Cementerio, aunque fuera de carácter provisional, pues durante muchos años fueron coexistiendo los dos.»

Historia del Cabanyal

Antonio Sanchis Pallarés

El cementerio del Cabanyal y Mariano Benlliure

«Rodeado casi por completo de edificaciones que avanzan sin aparente control, el pequeño cementerio del Cabanyal, antes enclavado en medio de la huerta que separaba los pueblos marineros de la ciudad, encierra todavía un gramo de paz, en medio de la que destaca, perfecto en su sencillez, el mausoleo que el escultor valenciano Mariano Benlliure dedicó a sus padres. Y donde él mismo decidió ser enterrado. Un autorretrato, que se hizo expresamente para ser colocado en ese lugar, confirma que el proyecto del escultor, volver a tierra valenciana tras su muerte, fue largamente meditado y decidido.


Fundación Goerlich

En 1913, cuando Mariano Benlliure, a los 51 años, está en el cénit de su carrera como escultor, decidió dar sepultura a sus padres en el cementerio del Cabañal. Juan Antonio Benlliure, el padre, había fallecido en 1906; Ángela Gil, madre de seis hijos, había muerto un año después. Aunque todos habían vivido humildemente en el barrio del Carmen --donde Mariano nació, en 1862, en el número 16 de la calle Baja-- la verdad es que Pueblo Nuevo del Mar, que entonces era municipio independiente de Valencia, les llamó muy pronto. Allí trabajaban y vivían los abuelos paternos, los Benlliure; el abuelo era el encargado de la alquería de los Bertrán de Lis, una familia acaudalada donde no faltaban las vocaciones políticas.

El famoso escultor nunca olvidó Valencia y siempre sintió nostalgia de sus correrías infantiles por el Cabañal; la libertad de la huerta y el horizonte del mar, la vida sencilla y entrañable de lo que era un pueblo muy alejado de la capital siempre impregnó sus recuerdos. Por eso, el que a los nueve años inició el aprendizaje como tallista en Madrid, de la mano de su hermano José, no dudó en comprar un pedazo de tierra, en el cementerio del Cabañal, para dar sepultura a sus padres.
A diferencia de quienes le rodeaban, Benlliure no quiso levantar un gran mausoleo. Los Robillard, a muy pocos pasos, dejaron constancia monumental de lo que representa ser dueños de una gran fábrica de perfumes: la que con sus plantaciones de flores a la orilla del mar dio nombre a la Malvarrosa. El escultor, sencillamente, dispuso una cruz de piedra en el suelo y, como ornato, sobre un monolito, las cabezas de su madre y su padre que él mismo modeló unidas, a semejanza de las que la cultura romana levantaba para invocar a los manes del hogar.


Fundación Goerlich

Igual que Joaquín Sorolla fue el pintor de la Corte, Mariano Benlliure fue el escultor oficial de la Restauración. Popular en las plazas de toros, habitual en los teatros, triunfador en los cenáculos y dueño de un estudio por el que desfiló lo mejor de la burguesía española, Benlliure hizo posar a todos: desde los Reyes a los banqueros, desde los primeros ministros a los toreros. Durante décadas, no hubo proyecto de monumento oficial que se le resistiera: todos los ganaba y con todos los personajes lucía sus cualidades: Alfonso XII, Isabel la Católica, Álvaro de Bazán, Francisco de Goya, el general Martínez Campos y el cabo Noval.

Si pasear por Madrid es tropezar una y otra vez con sus mejores esculturas, en Valencia podría hacerse una ruta turística especial para ver sus obras. Empezando por la fachada del Ayuntamiento, la ciudad exhibe piezas de Benlliure en el monumento al marqués de Campo, en el de San Juan de Ribera, en el de Cervantes y en el dedicado al pintor José Ribera. Todo eso sin entrar en los museos, donde hay bustos de Sorolla, Serrano y Blasco Ibáñez, sus grandes amigos de Madrid, modelados por su mano. En el patio de la Generalidad, impresionante, se exhibe la chimenea decorada con escenas del Infiernom del Dante.


Fundación Goerlich

Curiosamente, Mariano Benlliure, que preparó con detalle cómo habría de ser su propia tumba, tiene buena parte de su obra dedicada a los monumentos funerarios de grandes personalidades. En Valencia está el mausoleo que dedicó a Blasco Ibáñez, mientras en el Cementerio General podemos ver una de las más bellas figuras esculpidas nunca por el artista: el ángel que abre la puerta del mausoleo de la familia Moróder. Pero en Madrid, el Panteón de Hombres Ilustres muestra los dedicados a Sagasta, Dato y Canalejas; en Barcelona es famoso el homenaje fúnebre al tenor Viñas; en El Roncal muestran con orgullo el que preparó para Gayarre, una obra clave en la historia del arte español, y en el cementerio de Sevilla, la tumba del gran torero Joselito arrebata por su aire solemne y conmovedor.

Unido a la famosa actriz Lucrecia Arana, Mariano Benlliure, como el mismo Sorolla, se construirá en Madrid, ampliando la casa de su compañera sentimental, una villa con amplias dependencias dedicadas a exposición y estudio. Por la calle Abascal pasaron docenas de personajes famosos, entre los que nunca faltaban valencianos de todas las ramas artísticas, ya fueran músicos, como Serrano o Lleó; escritores, como Llorente o Blasco Ibáñez, o pintores, como Sorolla, Sala o Pla. Para la fuente del jardín de esa casa madrileña fueron esculpidos los niños que juguetean en el agua que podemos ver en San Pío V y los jardines de la plaza del Carmen.»

Francisco Pérez Puche. Las Provincias. 30/10/10

domingo, 30 de julio de 2017

Fiestas de Nuestra Señora de los Ángeles

Fiestas de Nuestra Señora de los Ángeles

«En el siglo XVII, el Cabanyal apenas tenía medio centenar de barracas pequeñas de pescadores y en medio de ellas se levantaba una humilde ermita dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, llevada allí por franciscanos promotores de la devoción a la Virgen bajo esta dulce advocación.


http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?p=66573177

Un siglo más tarde, en el XVIII, el Cabanyal se había hecho grande y se había convertido en el lugar preferente de veraneo para los de Valencia ciudad. Cerca de la ermita, religiosas Franciscanas levantaron un convento de grato recuerdo entre los lugareños.


http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=370996&page=633

Persistía la manera de construir, barracas valencianas apretujadas, levantadas entre acequias, que con el tiempo y los incendios desaparecieron y sobre cuyos solares los pescadores construyeron las estilizadas casas que vemos, bellamente adornadas en su exterior.


Todocolección

El Cabanyal fue un pueblo independiente desde 1821, en 1830 se fusionó con el Canyamelar, surgiendo el municipio de Pueblo Nuevo del Mar, que en 1897 se anexionó y engulló burocráticamente la capital.


http://escudossellosymembretesdevalencia.blogspot.com.es/2015/05/alcaldia-constitucional-pueblo-nuevo.html

Para los funcionarios y los políticos, el Cabanyal es un barrio más de Valencia. Para los del Cabanyal no, todo lo contrario, es un pueblo, se sienten pueblo, por eso hasta en su programa de fiestas al atardecer del 2 de agosto dice que la Mare de Déu dels Àngels "recorrerá las calles de nuestro pueblo". El día comienza a la 7.30 de la mañana con el rezo del santo rosario por las calles, luego Misa y desayuno en la plaza. Por la tarde, de nuevo Misa y la procesión.


Clavarios de las fiestas. 1953

?

Los Gozos son solemnes y patrios:

"Épues en Vos el Cabanyal 
logra su dulce abogada, 
sois de Ángeles titulada, 
Virgen Reina Celestial."


http://gogistesvalencians.blogspot.com.es/

Las clavariesas tienen por Mayor a una de ellas con el antiquísimo título de l'òrfena en recuerdo de una joven que perdió a sus padres en el mismo día de la fiesta y fueron suspendidos todos los lujos para entregar su coste en dinero a la joven, acto amorosamente solidario que cada año se recuerda.


1969

Archivo de Rafael Solaz

La imagen de la Virgen de los Ángeles que procesiona es barroca, preciosa, antigua, con corona y cetro de reina, llevando al Niño Jesús en su brazo izquierdo, rodeada a sus pies de ángeles y ante ella, postrado, la imagen de san Francisco de Asís, que fue el encargado de expandir su devoción desde el interior de Italia a todo el mundo.


https://www.facebook.com/Real-Cofradia-Jesus-En-La-Columna-

Contrasta esta fiesta agosteña, sencilla, con los festejos ampulosos y sobrecargados de la Semana Santa. Diríase que es una fiesta más desnuda, desprovista de boatos, pero donde la gente en abundancia no falta.

Abre Ella -patrona del Cabanyal y titular de su antigua e histórica ermita hoy iglesia parroquial- este mes de agosto donde las fiestas a la Virgen en todos los pueblos valencianos no van a faltar, se convierte con sus ángeles el pórtico de entrada a este mes que, además de caluroso, es eminentemente mariano en nuestro territorio autónomo.»

Baltasar Bueno

Levante EMV


domingo, 9 de julio de 2017

Iglesia parroquial de San Rafael - Cristo Redentor

Iglesia parroquial de San Rafael - Cristo Redentor

Situada en la zona urbana intermedia entre el Cañamelar y el Cabañal, calle de la Reina, número 96, ocupa el área de una antigua ermita fundada a mediados del siglo XIX, habiéndose realizado su obra actual, por lo menos la fachada a dicha calle -lo que confirma su estilo- a principios del siglo XX; siendo creada parroquia de feligresía en 21 de noviembre de 1957, poco después de la riada de octubre del mismo año, que tanto la afectó, por lo que seguidamente se la restauró, empezando las obras en mayo del siguiente año y abriéndose al culto en 8 de marzo de 1959. 



Antigua ermita en la actual calle del Doctor Lluch

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=370996&page=633

Ocupa un espacio de 7 metros, de fachada, por veintidós de profundidad, con cubierta plana y lo que, artísticamente, la singulariza, sobre todo en el distrito marítimo, una característica y bien conocida fachada, modernista, de hacia 1900, con la incidencia del estilo gótico que tipifica algunas fases de este estilo. Dicha fachada tiene doble acceso, por sendas pequeñas puertas, ceñidas por molduras en forma conopial aguzada, con cardinas o frondas, y cruz floral en sus remates. En alto, entre ambas puertas, un rosetón calado, del citado estilo neogótico, y pináculos en los extremos, en consonancia artística. Asimismo, un pequeño retablo de azulejos, deteriorado, con la representación de la Santísima Virgen con el Niño Jesús, y sobre ellos la Santísima Trinidad.


?

Al interior, un arco separa o señala el espacio último, o del altar mayor, presidido éste -o constituyéndolo- por un Cristo Crucificado, de talla, sobre el Sagrario, obra, como las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y la Inmaculada, adosadas, en ese espacio último, a los muros laterales, del imaginero catalán Francisco Juventeny. el restante espacio, jalonado por molduras o salientes, en papel de arcos fajones, se ocupa, a la derecha en el primer espacio, por una pila bautismal, y en el tercero, al mismo lado, por un cuadro de San Pío X, firmado por Ortuño, y enfrente, o sea al lado izquierdo, un retablo de una sola tabla, de la Virgen "negra", de Częstochowa, reproducción del original bizantino, pintado en el siglo VI, y llevado a Polonia en el XII, todo según la inscripción allí constante de que fue "Donación de los refugiados de aquel país, en prueba de hermandad con los valencianos durante la catástrofe de las inundaciones del otoño de 1957", y destinada a esta parroquia por el Arzobispo de Valencia Doctor Don Marcelino Olaechea, ocasión en la que cabe fundadamente creer estuvo presente el sumo Pontífice, Juan Pablo II, entonces arzobispo Karol Wojtyla, a la sazón por aquellas fechas en Valencia, visitando a sus compatriotas, aquí residentes y hospedándose en el palacio Arzobispal de Valencia.


Virgen "negra", de Częstochowa

El pequeño e interesante templo ostenta en alto la inscripción:

"Nos has redimido con tu preciosa sangre".

Ajuntament de València

domingo, 2 de julio de 2017

La Santa María. Del Cabanyal a Barcelona

La Santa María. Del Cabanyal a Barcelona

«Seguro que los mayores de 50 recuerdan la imagen del puerto de Barcelona ligada a la estampa histórica de una réplica de la carabela “Santa María”. Seguro que muchos hemos fotografiado alguna vez ese encuadre de la nave histórica, los muelles y el monumento de Cristóbal Colón. El navegante y su barco, que se evocan hoy, 12 de octubre, día del Descubrimiento y de la Fiesta Nacional española, están unidos en la memoria de millones de personas entradas en años. Sin embargo, son poco conocidos los detalles del principio y el fin de esa relación entre la carabela y el puerto barcelonés.


Astilleros Lacomba

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1694486&page=667


Construyendo la embarcación. 1951

Todocolección

Lo primero que se debe recordar es que la réplica que hemos conocido, que no fue la primera porque ya hubo otra para las fiestas centenarias de 1892, nació en la playa valenciana del Cabañal. En 1951, cuando se puso en marcha el proyecto de rodaje de la película “Alba de América”, el ilustre historiador de la Marina Julio Guillén Tato, valenciano de nacimiento, fue encargado de diseñar un navío que respondiera en todos los detalles al original de Colón. El experto consultó documentos, dibujó, hizo planos exactos y encargó la tarea a los Astilleros Lacomba, propiedad de Vicente Lacomba Llorens, el mejor especialista en calafate que había en la Valencia de los años cincuenta. El constructor marino, que vivió hasta 1989, casi tanto como su barco, lo hizo realidad en solo cinco meses. Y el actor Antonio Vilar pudo interpretar a Colón en aquella patriótica y ampulosa película de Juan de Orduña, donde Amparo Rivelles desempeñó el personaje de Isabel la Católica.


Dispuesta a ser botada

Todocolección


Bendición de la embarcación

Todocolección


Puerto de Valencia

Todocolección

Terminada la película, el buque paseo por varios puertos españoles y participó en actos de inspiración patriótica, hasta recalar en Barcelona, en 1952, con motivo de un Congreso Eucarístico. Allí se quedó, cargo de la Diputación Provincial y allí se hizo estampa viva para el turismo y la imagen de Barcelona… hasta que Terra Lliure, un grupo independentista catalán entonces armado, la emprendió con la estampa. No les gustaba el “españolismo” colombino y la “Santa María” sufrió cuatro atentados; el último, en mayo de 1990, provocó un grave incendio en el maderamen y daños de consideración en la estructura, según se determinó en el dique flotante de la Vulcano.


Puerto de Barcelona


http://eltranvia48.blogspot.com.es/


Empezó entonces el titubeo sobre qué se podía hacer con el navío en una Barcelona que estaba transformándose en puertas de las Olimpiadas. Los que han estudiado aquella etapa, con Maragall en la alcaldía, señalan que se buscaba una “modernidad” que la antigua embarcación no podía ofrecer. Otros señalan que ofrecía, por añadidura, una “hispanidad”, o españolidad, que ya no era fácil de resistir por muchos. Manuel Royes i Vila, que durante 25 años pasó desapercibido como presidente de la Diputación, se avino a una solución clásica: enterrar, en este caso hundir bajo el mar el “problema”. En domingo de 1991, el casco del navío, desprovisto de mástiles y castillos, fue hundido en aguas de Arenys de Mar, a cincuenta y tantos metros de profundidad. Hay pesqueros que tropiezan con el casco alguna vez y pierden las redes. Hay buceadores que en verano bajan hasta el pecio con frecuencia. La “Santa María”, nacida en el Cabañal, sigue siendo un atractivo turístico».

https://fppuche.wordpress.com/

domingo, 25 de junio de 2017

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Y cuarta parte

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Y cuarta parte

«Cabe mencionar que esta Iglesia fue filial de la parroquia de Santo Tomás de Valencia hasta el último arreglo parroquial, entendido de fecha 1907 según el Nomenclator Geográfico Eclesiástico de los pueblos de la diócesis de Valencia, autor Sanchis y Sivera.


 https://www.facebook.com/amicsdelcanyamelar

Entre los años 1989 a 1992 se procede a la reparación del ábside y cubierta con zunchado de la bóveda de horno cuyo arquitecto es Vicente Gallart.»

Josefa Torres Zafra

domingo, 18 de junio de 2017

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Tercera parte

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Tercera parte

«Así se mantiene el edificio hasta el año 1942, cuando se encarga la reforma de zonas devastadas, a los arquitectos Carlos Soria y Mauro Lleo, autores del proyecto, y en la memoria de la intervención destacan como idea básica, la necesidad de ampliar el edificio para “dotarlo de mayor capacidad… llegando a la conclusión de que la única forma viable era la de prolongar la iglesia por detrás del altar mayor”.

Esta prolongación se logra con dos procedimientos: “primero con la disminución del enorme espesor del muro testero del presbiterio” que soporta la cúpula del mismo, y en segundo lugar mediante la “construcción de la girola situada detrás de dicho muro que fue naturalmente construido por una orientación de pilares y arcos de gran transparencia” permitiendo de esta manera que la girola albergara un mayor número de fieles. De los mismos autores es la reforma de la fachada….”hemos procurado ordenar la fachada con arreglo a un eje central…dándole un remate de carácter barroco, que también encaja en el ambiente local…”, eliminando toda huella de su estado original.


http://valenciadesaparecida.blogspot.com.es/2013/07/ 

En 1969 se realiza una reforma en la fachada, de la que existe una placa conmemorativa en azulejo valenciano. La propia fachada había sufrido una remodelación anterior en la que se le añadió un sinuoso remate, de dudoso gusto barroco. Esta reforma no se ha podido fechar, así como la reconstrucción del campanario, también añadido a la iglesia original».

Josefa Torres Zafra