domingo, 11 de septiembre de 2016

El Asilo para Inválidos del Mar. Primera parte

«La dureza de la vida del marinero y las repercusiones en la vida de sus familiares crea la necesidad de aunar fuerzas ante tales vicisitudes, especialmente para socorrer a los pescadores que debido al desgaste físico ocasionado por su trabajo ya no pueden valerse por si mismos. Para ello, al año siguiente de que se formara como sociedad El Progreso Pescador, el 23 de noviembre de 1903, la sociedad pide a Jefatura de Obras Pública, Negociado Puerto, la concesión de terrenos para levantar un asilo, el Asilo para Inválidos del Mar. 

En dicho documento se explica la necesidad de un asilo:

“Inutil es hacer resaltar lo beneficioso de la idea que guía á la Sociedad peticionaria al tratar establecer en la playa un asilo en que puedan terminar su existencia con tranquilidad y relativo bienestar, los pescadores que al quedar inutilizados para el trabajo, no tengan otro amparo que los de caridad que ejercida en la forma que se proyecta por los compañeros de oficio, ha de hacerles mas llevadera su triste situación.” 

Se le concede al año siguiente, el 8 de enero de 1904 por R.O., según documentos oficiales. El archivo original de dicha concesión fue destruido durante la Guerra Civil. El Asilo de Inválidos del Mar empezó a construirse el 10 de abril de 1904 en Eugenia Viñes, en frente de Las Termas, por entonces no construida.»

Beatriz Galindo Fernández



Construcción del Asilo
Pinterest

«La construcción del Asilo era algo que todo el pueblo del Cabanyal vivía como suyo. Aunque la relativa prosperidad económica de que disfrutaban los pescadores, gracias a su Cooperativa, condujeron bastante al impulso que se dio a la construcción.

Pero allí todos hacían algo: se trabajaba los días de fiesta y los días de ocio forzado, cuando el estado de la mar impedía salir a pescar; lo mismo se acarreaban materiales que se hacía alguna pequeña aportación económica. 

El 10 de Abril de 1904 se coloca la primera piedra, haciéndose eco la prensa.»

Historia del Cabanyal

Antonio Sanchis Pallarés

No hay comentarios:

Publicar un comentario